Cerca de un millar de personas marcharon el sábado en París para pedir la despenalización de la marihuana. Esta marcha es organizada anualmente desde hace 15 años,
“Nuestro mensaje no es incitar a la gente a consumir”, subrayó Farid Ghéhiouèche, fundador de la asociación Cannabis sin Fronteras, sino reclamar “la despenalización de su uso” y la “prevención sin estigmatización”.

Entre las reivindicaciones figuran asimismo el acceso de los enfermos al cannabis terapéutico y el derecho de producir plantas propias.

“La despenalización no es para que todo el mundo consuma sino para controlar la producción, la difusión y la venta”, argumentaba la senadora ecologista Esther Benbassa, presente en la manifestación.

La Joya
El Abasto

Edición digita

La Joya alteral