MIRAFLORES. Las fiestas patronales en el distrito de Miraflores ya no son las mismas desde hace dos meses, por la aplicación de la ordenanza 247, que prohíbe la venta de alcohol y el uso de vías públicas para los festejos.
El gerente de Seguridad Ciudadana de la comuna, Luis Bejarano, informó que se viene aplicando con mayor frecuencia desde inicios de mayo, fecha donde se registra el mayor número de fiestas de la cruz. Hasta el momento, ya se han regulado 8 celebraciones y solo una ha necesitado de la intervención de miembros policiales de la USE. “Hemos hecho un registro de todas las fiestas que están programadas para los fines de semana y se está hablando con los organizadores para que realicen sus actividades dentro de un establecimiento”, señaló Bejarano.

La Joya
El Abasto

Edición digita

La Joya alteral