Puno. Ayer sumaron a dos, los fiscales capturados por la policía, implicados en una coima de 50 mil dólares americanos, que solicitaron a una mujer para favorecerla en las investigaciones.

La Segunda Fiscalía Superior Penal ventila el caso en absoluto hermetismo, en tanto se pudo conocer que el fiscal Joe Valdivia Guevara, -el primero en ser intervenido-, cayó con gran parte de dinero de alasitas; de los 50 mil dólares que pidió, solo 8 mil eran verdaderos.

COIMA

El pasado martes en horas de la tarde, el fiscal adjunto de la Fiscalía de Lavado de Activos, Joe Valdivia Guevara, recibió la suma de 50 mil dólares de parte de Juana Ito Mamani, para que archiven el caso en su contra. En la noche, la mujer habría sindicado al fiscal Roger Paredes Figueroa, quien le habría solicitado 80 mil dólares para el sobreseimiento; dicho magistrado fue intervenido horas más tarde en Juliaca, (no estaba al momento de recibir el dinero).

Las primeras indagaciones arrojan que Roger Paredes junto al fiscal adjunto habrían exigido la suma de 100 mil dólares a Juana Ito, posteriormente quedaron en 80 mil dólares, pero Ito Mamani señaló que era una suma fuerte que no podía juntarlo, posteriormente ella habría dicho que tan solo podía reunir 8 mil dólares. Por ello se determinó completar los 50 mil con dólares falsos.

La mujer decidió presentar la denuncia ante los órganos encargados del Ministerio Público, junto a la Policía Anticorrupción decidieron que la mujer diga a los magistrados que podía dar la suma de 50 mil dólares, los fiscales habrían aceptado esta interesante propuesta; lo que no contaban los fiscales es que la mujer tan solo juntó la suma de 8 mil dólares verdaderos y fueron 42 mil dólares falsos. Valdivia Guevara recibió la coima, sin saber que lo engañaron.

DENUNCIA

El Ministerio Público estaría denunciando a ambos por el delito de cohecho pasivo propio, hasta la noche de ayer el fiscal superior elevó la denuncia ante el Poder Judicial. Para hoy se determina la audiencia judicial que concluirá con el internamiento de ambos en un penal de la región.

 

fleming

Edición digita

Publicidad