John Coaquira"Chokolín" fomenta que los payasos se profesionalicen.

John Coaquira”Chokolín” fomenta que los payasos se profesionalicen.

La primera advertencia que le hace John Coaquira a sus clientes es que en sus shows de payaso no se hablan malas palabras. Tampoco hay espacio para burlarse de los defectos físicos de los niños ni los insultos. Coaquira, el hombre que desde hace cinco años encarna a Chokolín, se toma en serio su trabajo como animador infantil y por eso promueve una comicidad limpia, sin mala leche. “Un buen payaso debe valerse de su carisma y creatividad para hacer reír a la gente. Lo más fácil sería hacerse el achorado, pero eso a la larga genera un mal ejemplo en los más pequeños”, explica.

Para Chokolín, un payaso es un artista que debe fomentar valores en todo momento, más aún si su principal público son menores de edad. Según sus registros, el 80% de sus shows son fiestas infantiles, en donde realiza actos de magia, juegos con utilería y números de ventriloquía para amenizar la jornada. Gracias a su simpatía y buena onda sus clientes lo recomiendan; y en un buen fin de semana puede tener hasta tres contratos (cobra S/ 120 por c/u).

En solo 20 minutos John Coaquira puede maquillarse para caracterizar a "Chokolín". Sin embargo, para darle detalles a su personaje, la transformación puede tardar una hora.

En solo 20 minutos John Coaquira puede maquillarse para caracterizar a “Chokolín”.

La responsabilidad social de este payaso se extiende más allá de su stand de la calle Piérola y desde hace tres años preside la Asociación de Payasos y Artistas Unidos de Arequipa (Apaua) que agrupa a 22 socios. La Apaua fomenta la profesionalización de estos artistas a través de cursos y capacitaciones. También organizan eventos de beneficio social. Este 2 de junio desde las 5 p.m. realizarán el III Festival de la Felicidad, un show infantil gratuito en el Coliseo Arequipa en donde participarán artistas de Perú, Bolivia y Chile. “La risa puede ser un arma para alejar a los niños de la delincuencia. Con este evento las familias pasarán una tarde de sano entretenimiento, lejos de la violencia de la calle”, cuenta Coaquira.

Achiri "Koketín" domina la comicidad y los números de equilibrismo.

Achiri “Koketín” domina la comicidad y los números de equilibrismo.

ARTISTAS MULTIFACÉTICOS
Desde hace 48 años, Ronald Zevallos “Tico Tico” trabaja como payaso en un circo. Según cuenta, la labor de un artista circense es diferente al que hace shows infantiles ya que, cada noche, debe hacer reír a cientos de personas de diferentes edades. “Tienes que prepararte toda la mañana para hacer tu rutina. No puedes equivocarte porque sino el público se da cuenta y te reclama”, cuenta Zevallos, quien es socio de Apaua y dirige su circo “Los Hermanos César”, con el que prepara su temporada para Fiestas Patrias.
Otra de las exigencias para un payaso de circo es manejar diferentes artes como el malabarismo y equilibrismo. En quince años como artista itinerante, Christopher Achiri “Koketín” ha aprendido diversos números para sorprender a su audiencia. Además de hacer reír a la gente, sabe hacer acrobacias en el trapecio. “Este trabajo es muy emocionante pero muy riesgoso, por eso nos gustaría que se formalice la labor de los payasos para que podamos acceder a seguros de salud”, cuenta Achiri, quien espera que pronto el Congreso instaure al 25 de mayo como el Día del Payaso Peruano. Este artista cree que oficializar esta fecha puede servir para que empiecen a reconocer el aporte de los payasos como profesionales.

 

Texto: Jorge Malpartida Tabuchi
jmalpartida@editoramultimedios.pe

La Joya
El Abasto

Edición digita

La Joya alteral