ACARÍ. Cuatro familias se quedaron ayer en la calle luego de que un pavoroso incendio convirtiese en ceniza todos sus enseres domésticos en el distrito de Acarí, provincia de Caravelí, a espaldas del lugar conocido como Ricomar.
El siniestro comenzó a las 13:30 horas del viernes. El fuego se habría iniciado luego de que uno de los vecinos decidiera quemar un montículo de basura. El viento propició que el fuego llegue a las viviendas construidas de esteras y maderas. Las lenguas de fuego amenazaban con extenderse a otras moradas.
Vecinos del lugar intentaron apagar con baldes de agua las llamas, que eran cada vez más intensas, por lo que decidieron pedir ayuda a la municipalidad distrital a fin de que envíe un cisterna con agua. La ayuda nunca llegó porque la municipalidad no cuenta con recursos económicos para movilizar el cisterna.
Las familias afectadas requieren apoyo urgente.

Edición digita