Directo al Punto

Estando en Cusco por los Juegos Trasandinos y conversando con amigos chilenos y bolivianos, me entero que algunas selecciones deportivas de estos países tienen en mayor y menor grado el apoyo de sus gobiernos regionales. De la misma manera las nacionales como Tacna, Moquegua y en menor grado Puno y Cusco. ¿Y Arequipa?
Estoy casi seguro que hace tiempo ningún director del IPD de Arequipa, incluyendo el actual José Miguel Del Carpio Vásquez, han hecho una gestión seria para contar con el apoyo del Gobierno Regional, Municipio Provincial o distritales. Y digo seria porque no se trata de enviar un oficio, sino de hacer el seguimiento, de estar día y noche, si vale el término hostigando, y presentar proyectos bien sustentados.
Y una de sus obligaciones de los gobiernos locales es apoyar al desarrollo deportivo, el fomento de la práctica deportiva y no solo a la construcción de lozas o piscinas mal hechas o desarrollar campeonatos de diferentes disciplinas sin un sentido de crecimiento deportivo.
Pienso que es hora de que estos gobiernos locales, junto a las empresas también locales, se pongan al hombro el desarrollo de los Juegos Trasandinos, tanto cuando se juega de local o se vaya de visita, y no depender del centralismo limeño del IPD Nacional.
Quizás los limeños no entiendan de que se trata el espíritu de los Judejut, de que una de sus razones de existir es romper con el centralismo no solo de Perú, sino de Chile, Boliva y Argentina. Además en sus inicios era el de dar oportunidad a los deportistas de esas zonas, de competir en el extranjero.
Pero también soy consciente que si se quiere contar con el amplio apoyo de los gobiernos locales muchas cosas tiene que cambiar: primero el trabajo transparente y abierto en la labor administrativa y en consecuencia lo económico.
Otro de las cosas que tiene que cambiar es el aspecto deportivo. Ya es hora que se pongan en práctica en todo el sentido las eliminatorias entre las regiones. Por ejemplo, en el Perú, son cinco las que participan: Arequipa, Cusco, Moquegua, Puno y Tacna, entonces tendrían que haber una eliminatorias y solo participar en su fase final de los Judejut, tres regiones, esto aliviaría mucho en cuanto se refiere al tema del presupuesto y se evitaría que muchas selecciones solo vayan de paseo a los Trasandinos y elevaría el nivel deportivo. Además ya es hora de pensar que por ejemplo ingresen algunas regiones de Brasil, para seguir creciendo.

inmobiliaria
fleming

Edición digita

Publicidad