Día de miércoles

Esa era la definición que sobre la política hacía, el hoy casi desconocido aprista Luis Alberto Sánchez. Y es que en la política es posible hacer, lo que en la zoología es imposible: Acoyuntar especies distintas. La larga historia ¿o histeria? política del Perú, es rica en estos ejemplos: Alan García en su libro “Pizarro el Rey de la Baraja”, relata de cómo es que los aymaras recibieron alborozados a las huestes del sanguinario español. Luego, los propios apristas hicieron un pacto con su perseguidor: Odría. Pero no nos detengamos en la historia veamos en la actualidad: Aquella comunista –perdón: progre-socialista-ambientalista- Verónica Mendoza, a quien el llamado imperialista-lobista-entreguista- Míster PPK; le increpó duramente que “en su perra vida no hizo nada”; pero hoy, resulta que cual amante de pueblo joven, corre alborozada a los brazos de su otoñal amante: No importa lo que dijiste de mí, no importa que me choleaste; lo importante es que en el futuro, algo te pediré y tú me lo darás. ¿Qué tal “consecuencia política” verdad? Es que los políticos se parecen a los bultos, que se van acomodando en el camino. Lo importante es que estén encima del burro (sin alusiones personales).Y no me vengan con la monserga de que es una “alianza coyuntural contra la dictadura”, porque más obtusa no puede ser: Hoy la democracia no está en riesgo, no está amenazada. Es la población la que está amenazada por la delincuencia, que gracias a las ONG´s de “derechos humanos” (que se han convertido hoy en el nido de los comunistas) es que tenemos un sistema penal “garantista” absolutamente inútil, bobo e impotente para combatir a la delincuencia. Pero no importa, hoy aliarse contra natura es también parte de la homosexualidad política: No sé qué tengan en común el ex-cura (que no tiene cura) Arana, con PPK; salvo que sea el odio el que los una: Lógico que los comunistas odien al apellido Fujimori, porque este cazó a los obispos senderistas ¿O creen Uds. que los del Movadef y demás yerbas similares no están detrás de los “colectivos anti keiko”? Ese odio es comprensible. Pero PPK ¿Porque la odia tanto a Keiko? Si los dos están convencidos de las bondades del modelo económico de mercado.

Es que los políticos se parecen a los bultos, que se van acomodando en el camino. Lo importante es que estén encima del burro.

Desde luego, que dentro de las filas de Keiko, hay cada impresentable que es para vomitar: Sino miren nomás a sus parlamentarios, esos sí que por un “charqui”, cambiaron su ridícula camiseta roja y se subieron alegremente al carro fujimorista. Y no les importa lo que pase hoy, o que a su líder le den como a piñata; con ellos no es, son la encarnación del dicho: Muy bien mis tontos útiles, comida hecha amistad deshecha ¿Por qué no salen hoy a defender con dientes, y sus grandes uñas a su líder? Nada, por la sencilla razón que no tienen la remota idea de su ideología, o de su concepción económica. Pobre Keiko, hoy más que nunca se dará cuenta de que rellenó sus listas con la morralla que pasaba por el frente, pero que tuvo cuatro años para decantar, y que los desperdició finalmente, vendiendo al mejor postor las ubicaciones; llenando de desubicados sus escaños. Miren nomás los harapos de lo que fué la “bancada nacionalista”, eso volverá a pasar.

La Joya
El Abasto

Edición digita

La Joya alteral