Lionel Messi y su padre Jorge Horacio Messi, acudieron hoy a un tribunal español para defenderse de acusaciones de evasión fiscal.

“Yo solo jugaba a fútbol. Firmaba los contratos porque confiaba en mi papá y en los abogados que habíamos decidido que nos llevaran las cosas”, indicó el astro argentino.

Messi y su padre, enfrentan tres cargos de evasión fiscal y podrían ser condenados a casi dos años de prisión si son declarados culpables de haber defraudado a la Hacienda española 4.1 millones de euros (US$ 4.5 millones) entre 2007 y 2009. Es improbable que cumplan una pena de prisión, pero podrían recibir una multa y perder posibles exenciones fiscales futuras.

Algunas personas acudieron al tribunal para expresar su apoyo al jugador, mientras que otros pocos gritaron en su contra y le instaron a “devolver el dinero”.

inmobiliaria
fleming

Edición digita

Publicidad