Los obispos que han sido negligentes por abuso sexual serán destituidos de sus cargos. Es lo que estableció Papa Francisco con el «Motu proprio» ‘Como una madre amorosa’, firmado hoy, que pretende reforzar las normas delineadas durante los últimos meses en contra de los que ocultan estos desagradables actos.

Las víctimas de abusos acusaron desde hace tiempo a los obispos de la Iglesia Católica de ocultar los abusos y trasladar a los agresores de parroquia en parroquia en lugar de reportarlos a la policía.

 «Pido perdón por los pecados de omisión por parte de los líderes de la Iglesia que no han respondido adecuadamente a las denuncias de abuso presentadas por familiares y por los que fueron víctimas de abuso», dijo Francisco.

vitplanet
inmobiliaria

Edición digita

Buscas casa
aire acondicionado

Publicidad