Puno. El sembrío de praderas naturales con zanjas que posibilitan la cosecha del agua en lugares donde existe poco recurso hídrico, se encuentra a punto de concluir en las provincias de Yunguyo  y Chucuito. La obra pertenece al Ministerio de Agricultura y Riego, que a través de Agro Rural Puno, entregó mallas ganaderas para la clausura de 746 hectáreas de estos pastizales.

Los módulos de manejo de praderas altoandinas se ejecutan en las comunidades de Pasiri y San Miguel de Quilca, donde se recuperarán 60 hectáreas de pastos.

Sócrates Olivera Vilca, director zonal de Agro Rural Puno  también llevó y capacitó a los lugareños en abonamiento y manejo de las praderas degradadas por efecto del sobrepastoreo, además de sistemas silvopastoriles bajo plantaciones forestales apropiadas para la siembra y cosecha de agua mediante zanjas de infiltración.

Olivera Vilca sostuvo que el nuevo sistema pastoril incrementará la producción en carne y leche, además del uso sustentable del ambiente.

Con estas praderas se benefician 55 distritos de la región, que ya recibieron  estos materiales. En la zona sur se entregó a los distritos de Pisacoma, Kelluyo, Huacullani, Zepita, Pomata y Juli.

Por su parte, los beneficiarios se mostraron satisfechos con los nuevos pastizales.

fleming

Edición digita

Publicidad