Pobladores del centro poblado de Uros Chulluni, ubicado a 10 kilómetros de la ciudad de Puno, denunciaron que en la zona de amortiguamiento de la Reserva Nacional del Lago Titicaca, hallaron un total de 12 parihuanas muertos, que habrían sido ultimados por cazadores furtivos.

Hasta el lugar se apersonaron el fiscal en materia ambiental, Óscar Jiménez Chura; miembros de la Policía de Medio Ambiente y funcionarios del Servicio Nacional de Fauna Forestal y de Fauna Silvestre (Serfor), a fin de constatar el hecho e identificar a los responsables.
 
De acuerdo a las primeras hipótesis que aún es materia de investigación, en la matanza de las aves estarían involucrados 4 menores, quienes aprovechando la oscuridad mataron a las parihuanas, aparentemente con fines comerciales.

fleming

Edición digita

Publicidad