Puno. Cerca de 400 policías y un equipo de serenos, impidieron ayer en la madrugada que más de 2 mil 500 comerciantes instalen sus puestos de venta en las principales calles donde se realiza la feria de las 11 asociaciones del Frente Unificado de Asociaciones de Comerciantes de Venta de Ropa (Fuapro). Agentes de la Unidad de Servicios Especiales (USE), Radio Patrulla y todo un equipo de serenos del municipio, los desalojaron de sus puestos.
Los comerciantes, anotaron estar indignados por el actuar de las autoridades municipales y de las fuerzas del orden. Ellos a la llegada del gerente municipal Edgar Centeno y del gerente de Turismo, Leoncio Alemán, optaron por rodearlos y encararlos. Uno quedó retenido y la policía tuvo que protegerlo para luego facilitar su salida. Horas después, una gran multitud de vendedores se instalaron frente al municipio y lanzando huevos contra la infraestructura, exigieron que el alcalde los deje laborar.
Por su parte, el asesor legal de esta asociación indicó que en el desalojo no existió la presencia del fiscal ni la debida notificación. Tras la reunión se supo que volverían a laborar con normalidad hasta que exista un pronunciamiento.

SAUL QUEA

vitplanet

Edición digita

Buscas casa

Publicidad