Puno.El pasado jueves 09 de junio, un camión cisterna de placa boliviana, se volteó en la carretera binacional, en el sector Vilachave, en la vía Moquegua, Perú – La Paz, Bolivia.
La cisterna derramó más de 35 mil litros de petróleo en las canaletas de aguas pluviales y posteriormente el combustible ingresó al río Causilluma, provocando serios impactos medioambientales en las comunidades que se encuentran en toda la ribera del río, además provocando la muerte de peces como el mauri, trucha, entre otros.
La población se mostró desconcertada, quienes solicitaron la presencia de las autoridades, como la Autoridad Nacional del Agua – ANA, Autoridad Local del Agua – ALT, Fiscalía del Medio Ambiente y entre otras instancias que tienen que ver con el tema ambiental.
Ayer se apersonaron representantes de la empresa y la población los exhortó para que se hagan cargo del derrame de petróleo, pero cuestionaron la actitud de las instituciones que hasta el momento se no hacen presentes. “Nadie se preocupa para dar un tratamiento al petróleo derramado”, adujeron.
Asimismo, destacaron que solo se presentó la PNP y la Fiscalía de Desaguadero, que ordenaron el levantamiento de la unidad vehicular; “Hasta el momento no se ha podido cuantificar la cantidad de peces muertos, pero el agua del río se ha vuelto de color negro, agua grasosa, perjudicando a los sectores de Causilluma, Cauranuyo, Aurincota, Yohoroco y todos los sectores que se encuentran alrededor de la irrigación Causilluma.

ELMER MAYTA/HENRY NINA

Yura

Edición digita

Canal Universal