El fatídico hecho del 24 de junio del 2011 quedará siempre en el recuerdo de los habitantes de la provincia de Azángaro, quienes la fecha en mención llegaron hasta la ciudad de Juliaca para protestar contra la contaminación del río Ramis que hasta la fecha se sigue produciendo por las mineras. Eran alrededor de las 10 de la mañana, cuando los pobladores quisieron tomar el aeropuerto Inca Manco Cápac de Juliaca, ya que el diálogo entre el Consejo de Ministros y los dirigentes no tenía indicios de solución; momentos precisos en los que se produjo un enfrentamiento entre el Ejército peruano y la Policía Nacional con los manifestantes, lo cual terminó con 6 personas fallecidas.
Desde esa fecha, que ya pasaron 5 años, los familiares de manera incansable vienen buscando justicia, que se sigue dilatando, dado que el proceso que se sigue actualmente no se estaría llevando con la celeridad del caso.
“El proceso que se ha declarado complejo se está llevando con muchas irregularidades, porque los policías y alcaldes citados no concurren a rendir su manifestación, solo asisten los agraviados; además, muchos de los acusados ya no radican en la región Puno, para ellos se les está enviando un exhorto, a fin de que concurran a declarar ante la Fiscalía”, manifestó el abogado de las víctimas del 24 de junio, Carlos Torres Rodríguez.
El asesor también detalló que son 5 los delitos que se les está siguiendo a los acusados, dentro de ellos está lesiones graves, homicidio calificado, destrucción a la propiedad, perturbación a la tranquilidad pública y desacato a la autoridad.
EDSON PILCO

vitplanet

Edición digita

Buscas casa

Publicidad