Puno. Cuatro jóvenes y un equipo de serenos rescataron a siete cachorritos de la crueldad con que un varón lisiado, no identificado, terminó por meterlos en un costal y lanzarlos a los totorales del muelle de la avenida Costanera. Darwin, Joel, Neyi y Jhonatan, luego de que el adulto se retirara, fueron a ver qué era lo que arrojó en aquel saco. “Llegamos y encontramos a una perra que intentaba sacar algo del saco. Nosotros abrimos el costal y nos sorprendimos al ver a varios cachorritos. Dos de ellos lamentablemente habían muertos, mientras que siete estaban vivos”, contó Darwin. Los jóvenes asistieron a los perritos sobre una chompa y les dieron de beber y comer con la ayuda de unos vecinos. Enterados del hecho, los agentes de la División de Serenazgo llegaron inmediatamente a la zona para llevarse a la madre y sus cachorros hasta su base, donde les dieron de comer y esperarían a personas bondadosa

El Abasto
La Joya

Edición digita

La Joya alteral