Pasado el fragor de las elecciones y ante el rumor de que las autoridades de Moquegua usen las influencias del vicepresidente electo, Martín Vizcarra Cornejo, en el conflicto limítrofe que esa región tiene con Puno, el miembro del equipo técnico de demarcación de la región, Jaime Ccalahuilli Huanca, lanzó una advertencia al presidente electo Pedro Pablo Kuczynski: “Los aymaras no tenemos miedo a ningún sistema, que PPK sea neutral, nada más, le exigimos que cumpla lo prometido, él dijo que lo que resolverá de este problema es el tema técnico y no el político”, enfatizó.
El último fin de semana, ambas regiones fueron convocadas por la Dirección Nacional Técnica de Demarcación Territorial (DNTDT) de la Presidencia de Consejo de Ministros (PCM), para iniciar las negociaciones de lo que comprende el III Tramo que comprende la línea divisoria desde el Puente Vizcachas hasta el cerro Corajawi (tripartito de las provincias de Candarave (Tacna), Mariscal nieto (Moquegua) y el distrito de Acora (Puno), unos 27 kilómetros de longitud sinuosa.
El equipo puneño llevó consigo entre un acerbo documentario, cartográfico y fotográfico, la Ley 12193 de creación de Chojata y la Ley de 9940 que crea los distritos de Carumas, San Cristóbal y Cuchambaya, todos ellos moqueguanos. Dichas normas determinan el límite departamental entre las provincias de General Sánchez Cerro, Mariscal Nieto (Moquegua) y Puno.
Moquegua, en cambio, no asistió a pesar que el día jueves también fueron citados para ultimar lo concerniente al Tramo II, que fue obstruido por una medida cautelar presentada por Moquegua en el 2014. Las autoridades puneñas, entre ellas el alcalde Iván Flores, creen que la inasistencia sería porque buscan ganar tiempo para que cuando Vizcarra Cornejo asuma la vicepresidencia, imponga su peso político.
“No es un chantaje ni nada de eso, que PPK respete la Constitución y las leyes, las autoridades deben guardar neutralidad. Lo repetimos, no hay miedo a ningún sistema, que respete, que PPK sea neutral; sino así como en su momento rechazamos la dictadura, repudiaremos la injusticia”, aclaró.
Finalmente, Ccalahuilli Huanca dijo que Puno tenía a la historia y las leyes de su lado, y que Moquegua, nada.

fleming

Edición digita

Publicidad