Sabores de La Nueva Palomino provienen de cuatro generaciones atrás.

Sabores de La Nueva Palomino provienen de cuatro generaciones atrás.

YANAHUARA. Mónica Huerta Alpaca, propietaria de la picantería “La Nueva Palomino”, fue nombrada por el Ministerio de Comercio Exterior y Turismo como embajadora de la Marca Perú. Para esta picantera, este reconocimiento -otorgado este año a otros 22 peruanos que destacan en los campos de las ciencias, el arte, la cultura y el deporte- es una oportunidad para dar a conocer las bondades de la culinaria arequipeña en el mundo. En esta entrevista, Mónica Huerta nos habla de sus planes para promocionar los sabores que su familia resguarda desde hace cuatro generaciones.

¿Cuán importante es su designación como embajadora de la Marca Perú?
Es un gran honor y a la vez un gran compromiso. No hay mayor felicidad que poder representar a tu país y cultura internacionalmente. Por fin, vamos a poder dar a conocer las técnicas prehispánicas que utilizamos en la picantería.

¿Este reconocimiento también es una reivindicación de la figura de la picantera arequipeña?
Creo que es la primera vez que se le da este galardón a alguien de Arequipa y me llena de orgullo que sea por la labor de promoción de la picantería. Esta medalla no es a Mónica Huerta o a “La Nueva Palomino”, sino a la rica tradición milenaria de la picantería arequipeña. Por eso, cuando llegué a Arequipa luego de la premiación, me recibieron mis amigas de otras picanterías de la ciudad y les dije que este reconocimiento lo comparto con ellas porque todas son embajadoras del país. Cada vez que vienen a visitarlas turistas o participan de un evento gastronómico dejan en alto el nombre de nuestra cultura.

También es una revalorización para su madre Yrma Alpaca y su abuela Juana Palomino, quienes tomaban con humildad su labor.

¿Te imaginas lo que sería para ellas ver ahora la importancia que tiene la picantería? Antes la picantería era un lugar a donde los ‘ccalitas’ casi nunca querían venir. No era un lugar despreciado, pero tampoco era un espacio preferido por todos, era un restaurante popular. Ellas sabían eso y por eso, a veces, se sentían mal vistas y menospreciadas. Imagínate que pudieran ver cómo su picantería llegará a otros países para que sea valorada.

Mónica Huerta nació en Arequipa en 1966. En 2004 se hizo cargo de la picantería La Nueva Palomino.

Mónica Huerta nació en Arequipa en 1966. En 2004 se hizo cargo de la picantería La Nueva Palomino.

¿Qué cambió en estos tiempos para que la picantería ahora tenga reconocimiento social?

Han quedado admirados por cómo seguimos haciendo una cocina con tanto amor, cariño, dedicación y, sobre todo, tiempo. En un mundo en donde todo se hace con apuro y es tan fácil hacer comida chatarra con insumos y condimentos artificiales, nosotras las picanteras seguimos teniendo la paciencia para usar insumos frescos, tratados con delicadeza y cocinados con el tiempo suficiente. La nuestra no solo es una comida que alimenta, sino que acaricia y reconforta.

¿Ahora le toca viajar por el mundo con su batán?

Ya nos fuimos a Europa con nuestro batán, ahora quiero llevarlo a otros continentes. Iré a donde me inviten. Donde sea que voy, regalo batanes como una muestra de nuestra cultura. Dejé uno en Italia, otro en Ventanilla, en la escuela Pachacútec de Lima; y también en los institutos de cocina de Arequipa. Quiero llegar a otros países con nuestros insumos y técnicas para demostrar que nuestra comida es sabrosa, nutritiva y proviene de una herencia ancestral.

¿Qué le gustaría que el resto del mundo valorara de la picantería?

Quiero promocionar nuestra identidad, que está plasmada en la lucha de nuestras madres en la cocina. La picantería arequipeña no solo es un restaurante, un sitio a ddnde vienes a comer y te vas. No, la picantería es un lugar al que vienes a experimentar sensaciones y a estar en contacto con una cultura viva. En la picantería todo tiene su orden: comenzamos con los jayaris, las zarzas, y valoramos los chupes, los guisos y la chicha de guiñapo. Quiero que el mundo vea que tenemos una cocina que aún se mantiene intacta.

Texto: Jorge Malpartida Tabuchi
jmalpartida@editoramultimedios.pe

vitplanet

Edición digita

Buscas casa

Publicidad