Tacna. Un grupo de cuatro devotos del Señor Cautivo de Ayabaca, ataviados con hábitos morados, concitaron la atención de los transeúntes, al llevar al hombro una cruz de tamaño natural por la calle San Martín.
Los religiosos son peregrinos de la hermandad de la Cruz de Motupe que se encuentran de paso por la ciudad, ya que su meta es llegar a Arica para iniciar la peregrinación hasta la ciudad de Ayabaca en Piura.
“Yo tuve a mi mamá enferma y le hice la promesa al Señor Cautivo de caminar desde la ciudad de Arica hasta la ciudad de Ayabaca, son cerca de tres mil kilómetros”, relató Renato Ramos Diaz, quien explicó que todos los años vienen a Tacna para realizar el sacrificio de unir el sur y el norte del país a pie.
Los devotos agradecieron a las personas que les ayudan con alimentos o donativos para solventar su subsistencia hasta llegar al santuario.

Edición digita

Yoga
Anuncia aqui
Via Whatsaap