Puno. ¡Lamentable! Una terrible muerte encontró el joven aduanero Johann Gallegos Verástegui (28), que fue triturado por las llantas de un tráiler que huyó luego de partirlo a la mitad y arrastrarlo por casi medio kilómetro. El lamentable hecho se registró ayer en cerca de las 05:00 horas en el kilómetro seis de la vía Puno – Desaguadero. Varios efectivos y serenos llegaron a la zona en espera de las autoridades competentes.
Según algunos conocidos de la víctima, Johann Gallegos el último miércoles en la noche transitaba por el jirón Lima. Es allí donde se le vio por última vez cuando al parecer se encontró con un grupo de amigos con los que probablemente concurrió a un local nocturno ubicado en la parte sur de Puno.
A la mañana siguiente el joven aduanero debía asistir a su trabajo, y al parecer, optó por no ir a casa y tratar de llegar al puesto de control de Ojherani.
Unos taxistas habrían visto al joven en aparente estado de ebriedad caminando por medio de la pista de la Panamericana Sur, cuando luego de algunos minutos fueron alertados del atropello. La policía maneja la hipótesis de que un pesado vehículo, tipo tráiler, pudo atropellar al muchacho quien quedó preso entre los neumáticos y lo arrastró por casi 500 metros.
La escena para transportistas y transeúntes era aterrador pues observaban el cuerpo de un joven partido a la mitad con la cabeza también destrozada. Cabe mencionar que parte de sus órganos quedaron regados entre aquel espacio de casi medio kilómetro.
Agentes de Serenazgo y efectivos de la PNP introdujeron en un costal las dos partes del cadáver para trasladarlo e internarlo a la morgue central del hospital. Algunos moradores, cuyos hijos no retornaban a casa, se apersonaron para saber si se trataba de sus parientes. Ellos, al no reconocerlo atinaron a retirarse del lugar.
Durante las primeras horas no había familiares ni forma de identificarlo, es así que los detectives de la PNP, tomaron las huellas de uno de sus dedos para dar con sus generales. Asimismo, dentro del cuerpo de Johann Gallegos, la policía habría hallado restos de pintura que sería de la placa del vehículo que arrolló, descuartizó y mató al aduanero.
En esta zona sería la tercera muerte en menos de seis meses. Algunos pobladores pidieron el cierre de los locales nocturnos y boites ubicados en este sector.
En tanto, la policía no descarta que el joven pudo haber sido asaltado y al huir ser atropellado por un pesado vehículo. Tras su plena identificación, las autoridades y agentes pertinentes, lograron la ubicación de sus familiares quienes se apersonaron a la morgue para reconocer el cadáver.
La madre, abuela, demás deudos y amigos, lloraron desconsoladamente por la muerte de su ser querido.

fleming

Edición digita

Publicidad