Puno. El asfaltado de la vía Ayabacas – Pusi se ejecuta sin la presencia de un supervisor de obra, tal como lo exige la ley. El Gobierno Regional Puno designó a un inspector para que supervise los trabajos de la Corporación Inca S.A.C. que se hizo de la buena pro a fines de noviembre de 2015 con 24 millones 675 mil 559 de soles (103% de las bases), 780 mil soles de más.
Ayer se eligió a la empresa supervisora. De los cuatro postores, solo se presentaron Jaime Chura Yupanqui y José Antonio Paredes Vera; Bisonte Ingenieros Contratistas S.R.L. y JCC Terra Ingenieros S.A.C., habían impugnado el proceso el 15 de mayo ante el OSCE, ante direccionamientos. El 2 de junio el organismo observó las bases, pero no las cumplieron como deberían.
El Comité de Adjudicaciones fue presidido por César Guerra Ramos, jefe de Supervisión de Obras del GRP, quien figura como “suplente”. En su lugar debió estar Leonardo Apaza Pacoricona, un empleado suyo, que a última hora fue enviado a supervisar una obra vial en Azángaro. Los miembros eran Jaime Apomayta Choque y Arnaldo Yana Torres; y la notario público Jessie Zegarra Cabrera, dio fe del acto.
Guerra Ramos fue sancionado e incluso la Gerencia General abrió proceso administrativo contra él por dirigir con anomalías el proceso de selección de la constructora que ejecuta dicha vía.
El proceso duró más de seis horas, admitiéndose documentos irregulares y contradictorios. La buena pro se le entregó a Consorcio Ingeniero Vial, empresa de Chura Yupanqui, que se impuso en la calificación de la propuesta económica con el 90% del precio base: 754 mil 640 soles, contra el 100% de Paredes Vera.
Lo extraño es que los integrantes del comité admitieron durante la calificación de la propuesta técnica que la empresa ganadora debió ser descalificada al no presentar los originales de documentos relevantes de la empresa. “En original debería estar del consorcio, solo dieron copia, debimos descalificar…”, expresó Apomayta Choque ante los reclamos de la ganadora.
La buena pro se dio sin tomar en cuenta el Pronunciamiento 148-2016/OSCE-DGR, configurando un direccionamiento. El OSCE dispone en el numeral 2 que “con ocasión de la integración de bases, deberá precisarse en todos los extremos de las bases, la fecha del cálculo del valor referencial que efectivamente corresponde”. Si se revisa las bases integradas y el resumen ejecutivo, no se implementó correctamente.
En el numeral 3.1: Requisitos de Calificación, el OSCE dispuso que si “algún postor omite presentar copia de la constancia de inscripción en el Registro Nacional de Proveedores vigente, la Entidad no podrá descalificar su oferta, por ser esta una obligación de la Entidad relacionada a la verificación respectiva”; tampoco se cumplió.
El numeral 4 .6 y 4.7 de dicho pronunciamiento refiere que al no integrarse las bases correctamente se incurre en causal de nulidad.

Yura

Edición digita