Hombres armados mataron a veinte extranjeros, la mayoría italianos y japoneses, en un restaurante en Daca, capital de Bangladés, en una toma de rehenes que terminó este sábado tras más de once horas y que fue reivindicada por el grupo yihadista Estado Islámico (EI).

El ataque supone una escalada en la creciente violencia extremista registrada los últimos tres años en el país, de mayoría musulmana pero tradicionalmente moderado. La mayoría de los ataques han sido asaltos de hombres armados con machetes contra personas concretas de minorías religiosas, extranjeros o activistas.

Yura

Edición digita