POCOLLAY. Una niña de tres años de edad falleció atropellada por su propio tío que conducía su vehículo en reversa frente a su vivienda la mañana de ayer. El varón la atropelló sin intención cometiendo homicidio culposo. La menor fue identificada como Irlanda P.A.G. (3) y jugaba cerca de la cochera de su tío Roberto Gómez Ramírez (40), quien quedó intervenido por la Policía y fue trasladado a la comisaría de Pocollay. El triste accidente ocurrió alrededor de las 09:00 horas en la asociación Alto Vilauta, manzana A, ubicada en la prolongación de la avenida Productores que carece de asfalto.

La infante se había quedado en su vivienda signada con el número 4 debido al adelanto de las vacaciones en las instituciones educativas y jardines de educación inicial. Su madre Ada Gómez (22) la dejó al cuidado de su abuela ya que tenía una cita en la posta médica de Pocollay para realizarse un chequeo pre natal, pues estaba embarazada de su segundo hijo. La tragedia sobrevino cuando la abuela perdió de vista a la pequeña Irlanda, que salió de su casa manejando su triciclo de color morado, seguramente feliz, hasta llegar al frente de la casa contigua de su tío. Según refirió el transportista Roberto Gómez Ramírez (40), primero sacó de su cochera un auto y sin ver nada extraño sacó su segundo vehículo, una miniván verde con placa de rodaje Z2X-512 en reversa, hasta que escuchó un fuerte golpe en la parte posterior. Según las marcas dejadas en el suelo, la menor fue arrastrada con su triciclo por unos metros y el auto pasó por encima de ella, quitándole la vida de manera instantánea. Al lugar acudieron el fiscal de turno Lucio Cutipa con un médico legista que determinó que la causa de la muerte fueron las fracturas sufridas en su cabeza, luego el cuerpo fue trasladado a la Morgue Central. La progenitora llegó en medio de las diligencias de levantamiento del cadáver y tuvo que ser sostenida por sus familiares para no desmayarse, rompiendo en llanto por la irreparable pérdida.

El Abasto
La Joya

Edición digita

La Joya alteral