Los hermanos, identificados como Abel y Fredy Huamán Tenorio (19) y (25),  pretendían trasladar un cargamento de droga de casi 30 kilos haciendo uso de buses interprovinciales que estaban a punto de pasar por los puestos de control de Aduanas en Ojherani y Cabanillas. Los aduaneros de ambos puestos descubrieron el cargamento sospechoso dentro de los equipajes de la bodega. La mercadería era en forma de bolas y ladrillos.

Los servidores de la Sunat, del puesto de control Ojherani – Puno, ayer cerca del mediodía intervinieron al bus de placa D1G – 960 que provenía desde la ciudad de Lima con destino final a Desaguadero.

Los aduaneros al revisar la bodega del lado derecho, encontraron un equipaje sospechoso del cual nadie decía ser dueño.

Los oficiales valiéndose de un dispositivo realizaron una prueba de campo, descubriendo que este arrojó positivo para alcaloide de cocaína. El bus al igual que los viajeros, quedaron inmovilizados a la espera de los detectives de la Policía Antidrogas y del fiscal de turno. Trascendió que este bus, recogió pasajeros en el puente Atocongo (Lima). Horas después, Abel Huamán, habría reconocido el equipaje como suyo. Trascendió que la maleta tenía atada una bolsa de café que serviría para evadir el olfato de los canes antidrogas. El peso de PBC granulada fue de casi 9 kilos.

Asimismo, en el puesto de control aduanero de Cabanillas, descubrieron que al menos 21 kilos de clorhidrato de cocaína eran transportados al interior de otro bus interprovincial de placa A6B – 966. Fredy Huamán fue descubierto  con cuatro bolas en una mochila y varios paquetes en una maleta de la bodega.

La nueva ruta de estas organizaciones se iniciaría en el Vraem, Ayacucho, para luego ir hasta Ica, pasar por Lima y finalmente llegar a Desaguadero y pasar a Bolivia.

Edición digita

Canal Universal