A partir del 10 de julio hasta el 8 de agosto, el Ejecutivo prorrogó la intervención de las Fuerzas Armadas en apoyo a la Policía Nacional del Perú en los departamentos de Arequipa, Madre de Dios y Puno.

A través de una Resolución Suprema publicada este sábado en El Peruano, esta medida fue dispuesta a fin de asegurar el control y mantenimiento del orden público y evitar actos de violencia o cualquier ilícito que se pudiera cometer con ocasión de las movilizaciones promovidas por la minería ilegal e informal.

En otra Resolución Suprema se amplía, del 12 de julio al 10 de agosto, la intervención de las Fuerzas Armadas en apoyo a la Policía Nacional del Perú en la provincia de Cotabambas, en el departamento de Apurímac, con el fin de asegurar el control y mantenimiento del orden interno y evitar actos de violencia o cualquier ilícito que se pudiera cometer con ocasión de las movilizaciones y cualquier otro tipo de acto vandálico.

Edición digita

Canal Universal