Serena Williams se impuso este sábado a la alemana Angelique Kerber por 7-5 y 6-3, en una hora y 21 minutos, para revalidar su título en Wimbledon e igualar los 22 ‘grandes’ de Steffi Graf.

Dando muestras de intensidad y rabia, y repitiendo expresiones como ‘come on’ (¡Vamos!), la menor de las hermanas Williams puso fin a tres fracasos consecutivos en torneos ‘grandes’. Además, la estadounidense se cobró así venganza de la derrota sufrida ante Kerber en la final del Abierto de Australia.

“Ha sido difícil no pensar en ello durante todo el año. Lo intenté en los torneos anteriores y en ambos caí, lo que hace que la victoria sea todavía más dulce, ya que el camino ha sido muy duro”, prosiguió.

 

La Joya
El Abasto

Edición digita

La Joya alteral