En los talleres de carpintería se fabrica muebles, juguetes y adornos de madera.

En los talleres de carpintería se fabrica muebles, juguetes y adornos de madera.

SOCABAYA. La empresa FAM ha encontrado dentro del penal de varones de Socabaya la mano de obra que necesitaba para elaborar los accesorios metálicos que comercializa a clientes del centro y sur del Perú. Hace 15 meses, Ceferino Baca, gerente de esta fábrica que tiene su sede en la calle 2 de Mayo, decidió instalar en la cárcel un taller de corte, troque, esmerilado y soldadura en el que pudieran trabajar los internos.
“Un día vine a visitar a un amigo a la prisión y le comenté que en el mercado arequipeño la mano de obra de los operarios había encarecido mucho. Mi amigo me comentó que dentro de Socabaya había gente capacitada que estaba gustosa de trabajar. Entonces, decidí apostar por ellos”, cuenta.
Su apuesta fue rentable, ya que según el empresario, con los trabajadores del penal FAM ha ahorrado alrededor de 40% en el gasto de mano de obra. Hoy Baca emplea a 11 internos, quienes reciben al mes 500 soles por una jornada diaria de seis horas. Además de ser una fuente de ingresos para los reclusos, en los talleres de FAM reciben capacitaciones en seguridad laboral y manejo de maquinaria pesada. Incluso un interno luego de cumplir su condena, desde este año, está trabajando con Baca en su sede central.
Así como FAM, actualmente ocho empresas locales han firmado un convenio con el Instituto Nacional Penitenciario (Inpe) para trabajar con los talleres de carpintería en madera y metal, panadería, textiles, zapatería, manualidades y electrónica que funcionan al interior del penal de varones de Arequipa. Por ejemplo, en el área textil se produce alrededor de 400 prendas al mes. Hace tres meses, los 36 internos que laboran en ese sector despacharon un pedido del Grupo Inca de 1.500 kits de ropa de invierno.

En el ceba los internos siguen estudios de primaria y secundaria.

En el ceba los internos siguen estudios de primaria y secundaria.

La jefa de la oficina regional sur Arequipa del Inpe, Eufemia Rodríguez, considera que estos pedidos constantes del exterior contribuyen a la resocialización de los reclusos ya que a partir de su labor en los talleres, acceden a ingresos fijos para mantener a sus familias. Sin embargo, aún el mercado es muy pequeño para que todos los internos puedan beneficiarse con la venta de sus productos. De los 2.036 internos, 858 (40%) participan en los talleres productivos. “Tenemos un bazar en la sede de Siglo XX en donde canalizamos las ventas y pedidos, pero aún no es suficiente. Otros internos venden sus creaciones a través de sus familiares y amigos, pero lo ideal sería que más empresas trabajen con nosotros para contribuir así a la reinserción social y económica de los reclusos”, explica Rodríguez.

*****

OTRA OPORTUNIDAD
La educación es la otra estrategia para resocializar a los internos del penal de varones. En Socabaya funciona un centro de educación técnico productiva (Cetpro) y un centro de educación básica alternativa (Ceba), en donde participa el 20% de la población carcelaria.
Wílber Calla, director del ceba del penal, indica que actualmente tienen a 118 internos, con edades que van de los 18 a 70 años, que siguen estudios de primaria y secundaria. “Muchos recién dentro del penal tienen una oportunidad para aprender a leer y escribir. Hay otros internos que habían dejado de lado sus estudios hace décadas y durante su condena obtuvieron un certificado de estudios”, señala. Luego de estas capacitaciones, estos internos pueden insertarse en los talleres productivos o emprender su propio negocio. Hoy, alrededor de 40 internos tienen RUC con el que gestionan pedidos del exterior.

Texto: Jorge Malpartida Tabuchi
jmalpartida@editoramultimedios.pe

Edición digita

Canal Universal