Theresa May se convirtió este miércoles en la primera ministra del Reino Unido , tras ser nombrada por la reina Isabel II, que poco antes había aceptado la renuncia al cargo de David Cameron.

“Juntos por una mejor Gran Bretaña”, prometió la política conservadora, en su primer discurso desde Downing Street. May llamó a una “justicia social” y se comprometió a trabajar “no sólo para unos pocos privilegiados, sino para todos”.

May, que ha sido ministra del Interior durante seis años y es vista por sus seguidores como una figura segura en la que confiar la dirección del país en el proceso de divorcio con la UE, se convierte así en la segunda mujer en ser primera ministra de Reino Unido, tras Margaret Thatcher.

fleming

Edición digita

Publicidad