Turquía vive una gran actividad militar. El Ejército turco ha declarado que ha tomado el poder en país, el Gobierno ha sido detenido.
El golpe provocó que todos los aeropuertos del país cerraran. Hay pánico entre la gente quienes cargan con gasolina sus automóviles, sacan dinero de los cajeros automáticos y abarrotan los centros comerciales.

Varios tanques recorren la ciudad y las autoridades han cortado el tráfico en la zona próxima al palacio presidencial. Los últimos datos disponibles indican que también se han producido tiroteos y se han escuchado explosiones, informa Reuters.

Dichas medidas tomadas son para “restablecer el orden constitucional, los derechos humanos y las libertades ‘, señalaron las fuerzas armadas, quienes además indicaron que se instalará un Consejo de Paz en Casa, para darle a los ciudadanos los derechos y darle el orden constitucional.

Yura

Edición digita