TURQUÍA. Fuerzas leales al presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, frustraron el sábado un intento de golpe de Estado en una noche de explosiones, batallas aéreas y disparos que dejaron al menos 265 muertos. Las autoridades arrestaron a miles de personas, y Erdogan afirmó que los responsables “pagarán un alto precio por su traición a Turquía”.

El golpe inició el viernes por la noche con un comunicado de los militares en los que anunciaban que habían tomado el control “para reinstaurar el orden constitucional y la democracia, para asegurar que el estado de derecho vuelve a reinar en el país”.

Sin embargo, el Ejército no parecía estar unificado en la rebelión, ya que varios comandantes importantes aparecieron en televisión para condenar el golpe y ordenar a las tropas que volvieran a sus barracones.

Edición digita

Canal Universal