La justicia brasileña ordenó suspender el servicio de WhatsApp en todo el país, por cuarta vez desde febrero del 2015, debido a que la firma perteneciente a Facebook se negó a facilitar información para una investigación policial.

En una decisión de 19 páginas a la que accedió la AFP, la jueza Daniela Barbosa del estado de Rio de Janeiro ordenó a Embratel, empresa de telefonía fija, y la Agencia Nacional de Telecomunicaciones, y a todos los operadores móviles del país a “suspender inmediatamente la aplicación WhatsApp” bajo pena de “una multa de 50.000 reales (15.384 dólares) por día”.
La compañía estadounidense calificó la decisión de “indiscriminada” y alertó que medidas como ésta “amenazan la capacidad de las personas para comunicarse, administrar sus negocios y vivir sus vidas”.

Yura

Edición digita

Canal Universal