Por no contar con autorización municipal para su funcionamiento, la Gerencia de Fiscalización de J. L. Bustamante y Rivero, cerró las instalaciones del parque de atracciones FISA, ubicado en el ByPass de la avenida Lambramani.
Con la ayuda de la policía nacional y serenos del distrito, se logró colocar vallas de metal por los alrededores de esta instalación. Por otro lado los dueños de este parque de atracciones deberán de tramitar la licencia correspondiente dentro de 3 días, así lo indicó, el gerente de Fiscalización Municipal, Carlos Delgado, quien además dijo que constantemente se realizan estos operativos en su distrito a fin de eliminar la informalidad.

Edición digita

Buscas casa

Publicidad