TIABAYA. Damián  A. P. Q., escolar de doce años, encontró una granada de guerra tipo piña a unos 100 metros de su colegio primario Nº 40077, ubicado en el lateral 3 de El Cural, en Tiabaya. Ingenuamente, el colegial que cursa el quinto de primaria, guardó el explosivo en su mochila e ingreso al colegio. Ya dentro se lo mostró a los 38 colegiales que a las 9:28 de la mañana, hora del recreo, se encontraban en el patio del plantel educativo.
Los escolares manipularon la granada hasta que su profesor se percató del  explosivo y ordenó a los niños que lo dejaran en el piso. Luego los puso a buen recaudo y avisó del hecho al director del plantel, Luis Nazario Casspilla Miranda (43), quien llamó a la Policía de Tiabaya. Los agentes aislaron la zona de  los alumnos y curiosos hasta que llegó el Escuadrón de Desactivación de Explosivos (EDEX) de la Policía.
Los agentes antiexplosivos especializados encontraron la granada sin el anillo de seguridad ni la escolata, pieza que al ser retirada detona el explosivo. Los agentes no se explican cómo la granada no reventó. El aparato fue llevado a un descampado, a unos 500 metros del colegio, donde lo hicieron estallar.
Tras entrevistar al escolar, la Policía fue al supuesto lugar donde encontró el explosivo. También llegó el comandante  PNP Rafael Ortiz Huilcaya, jefe del Departamento de Unidades de Emergencia, quien brindó una charla de prevención ante posibles hallazgos de material de guerra a los alumnos y profesores. El alto mando dijo que fue un milagro que la granada no haya explotado dentro del colegio. Las diligencias estuvieron a cargo de la fiscal de turno Miluska Velasco Valencia, de la Segunda Fiscalía de Hunter.

Texto: Jorge Núñez Patiño
jnunez@editoramultimedios.pe

Yura

Edición digita

Canal Universal