CIUDAD NUEVA. Fue cruelmente asesinado. El ciudadano conocido como el “loco de San José” por padecer de alteraciones mentales apareció desnudo y con el cráneo destrozado frente a su casa a las 04:00 horas de ayer. 
Por el momento, su muerte está rodeada de misterio por la extraña manera en que actuaron sus asesinos, que arrastraron su cuerpo desde el interior de su casa hasta la intersección de dos transitadas calles dejando una estela de sangre en el suelo. Increíblemente ningún vecino vio el macabro hecho.
El occiso es Víctor Chana Romero (33) quien vivía en la manzana H, lote 1 de la asociación de vivienda San José, exactamente en la intersección de las calles María Parado de Bellido y Mateo Silva, donde apareció a 10 metros de su puerta.
Los primeros en llegar a la escena fueron los serenos del distrito que lo encontraron sin pantalón ni ropa interior, solo vestía un polo y su rostro estaba bañado en sangre con el maxilar destrozado, según el médico legista César Cueto.
El apodado “loco de San José” era conocido por todos los vecinos y parte del distrito de Ciudad Nueva, vivía solo en su vivienda desde la muerte de sus padres y el alejamiento de todos sus familiares.
Una vecina contó que hace varios años Víctor Chana se mostraba tranquilo pese a su evidente estado mental y le daba almuerzo hasta que un día empezó a molestar a su hija en edad escolar y trató de realizarle tocamientos indebidos.
El varón también fue acusado de tocar a transeúntes mujeres e incluso los serenos del distrito tuvieron que intervenir en varias ocasiones, sin embargo, solo era apartado del lugar e instado a no seguir cometiendo esos actos contra el pudor. Entre lágrimas, otros vecinos indicaron que el varón fue normal hasta los 12 años, en que murió su madre y desde entonces su salud mental decayó.
Agentes de Criminalística y homicidios ingresaron a su casa encontrando un basural e innumerables latas y botellas con terokal y sobre una frazada una piedra de ocho kilos manchada de sangre con que fue asesinado. 
La casa era un fumadero donde acudían personas de malvivir quienes no fueron encontradas en el lugar y estarían relacionadas con el homicidio.

La Joya
El Abasto

Edición digita

La Joya alteral