El papa Francisco sufrió una fuerte caída antes de celebrar una misa en el santuario de la Virgen de Jasna Gora, en Czestochowa (Polonia).

El pontífice se dirigía al altar donde iba a oficiar la ceremonia cuando perdió el equilibrio y terminó en el piso. Afortunadamente, el líder religioso no sufrió lesiones, ya que tras ser ayudado a levantarse continuó sin problemas y ofició la misa.

Francisco celebró una misa en este santuario de la llamada Virgen Negra, la más venerada por los católicos polacos y por Juan Pablo II, en la que se recordó los 1.050 años de la conversión al cristianismo de la nación polaca. La misa congregó a aproximadamente 300 mil personas, que escucharon atentamente las palabras del sumo pontífice argentino.

Edición digita

Yoga
Via Whatsaap
Anuncia aqui