Personas inescrupulosas han carcomido gran parte del cerro Pitiquillani, ubicado a espaldas del Club del Pueblo en el centro poblado de Salcedo. Para ello inventaron un convenio entre el Proyecto Especial  Lago Titicaca (PELT) y el Instituto Superior José Antonio Encinas (JAE) para reforestar las faldas de ese apu hasta el Kullahua.

El lugar se ha convertido en una cantera clandestina, de donde extraen gran cantidad de material para las bases de los pavimentos y asfaltados. De acuerdo a una sesuda investigación, en este tráfico de tierras estarían implicados no solo una empresaria, sino maquinistas, vecinos, representantes del JAE, autoridades municipales y hasta representantes de la urbanización Aprovisa II, contigua a las excavaciones.

La cantera clandestina fue abierta hace algunos años, pues directivas del vecindario y del instituto vendían la tierra por volquetadas. De acuerdo a moradores, la extracción era esporádica y se paralizó por completo a inicios del 2010.

Sin embargo, a mediados del año pasado apareció maquinaria pesada: una retroexcavadora, un cargador frontal y varios volquetes de alto tonelaje. El movimiento de tierras se hizo sospechoso, pues se hacía hasta de noche.

En el mes de febrero de este años, los vecinos de Aprovisa I y II, preguntaron cómo es que se permitía esto. Una mujer, de nombre Martha, les salió al frente y al lado de los directivos de esa urbanización sustentaron que era en virtud a un convenio entre las entidades arriba mencionadas. “Nos mostraron unos documentos, entonces decían que tenían autorización, que se llevarían el material y que a cambio van a reforestar los taludes”, dijo nuestra fuente.

Sin Fronteras inició la investigación a inicios de junio. La segunda semana, cuando la extracción de tierra era indiscriminada, nos constituimos a la zona, hallando las máquinas ya mencionadas en pleno ajetreo. En ese momento entrevistamos al presidente de Aprovisa II, el señor Béjar Velásquez, quien al ser consultado, desvirtuó la denuncia y dio fe de que la extracción de tierra era lícita. “No, no. La verdad es que hay un convenio, lo ha firmado el PELT con el JAE, cuando era director Percy Vásquez, si gustas vamos para allá, el maquinista te muestra el documento. La intención es arreglar todo eso (el cerro cascado) y darle acueductos, todo”, aseguraba con tono nervioso.

No solo eso, Béjar Velásquez, admitió que bajo su presidencia se autorizó que la supuesta empresa, cuya propietaria sería una tal Martha, extrajera la tierra, con la garantía que empareje la zona y la reforeste.

Para corroborar el hurto del material, solicitamos información al PELT sobre el supuesto convenio. Luego de algunos días de búsqueda, el titular Aresio Castillo Mamani, nos dijo que no existía y que en el 2009, el entonces director ejecutivo, Julio Pacheco Jirón, pretendió elaborar uno con el JAE, pero jamás se concretó. Nosotros tuvimos acceso al frustrado convenio.

Asimismo, el director del JAE, Nicolás Tapia Salas, quien indicó que el alcalde de Salcedo, Iber Maldonado le solicitó ese documento, y se dio con la sorpresa de que su entidad no lo tenía. “El cerro está dentro de nuestra jurisdicción. El PELT nos dice que no hay, estamos sorprendidos, quién está autorizando el material… Ya hemos cursado inclusive a la Fiscalía (de Medio Ambiente) para que se tome cartas en el asunto… Pero ya han paralizado el movimiento de tierra”, dijo, pero al increparle que las máquinas seguían trabajando, añadió contradiciéndose  que solo lo hacían las máquinas pesadas en el cerro.

NO DESCANSAN

Nuestras cámaras volvieron a verificar el lugar durante el feriado largo de Fiestas Patrias, el 27, 29 y el sábado 30 de julio, las máquinas incansables seguían desgastando el cerro.

La osadía de estos traficantes es tal que en pleno cerro, hicieron un campo y construyeron un cuarto de material noble y otro de manera rústica. Este fin de semana, vimos a la combi de servicio público de placa Z6G-751. Al tocar la puerta salió René, quien nos dijo que los dueños de la maquinaria pesada eran la señora Maribel y Jorge. Los vecinos aseguran que sacan el material de día y de noche.

El fiscal en materia ambiental de Puno, Oscar Jiménez Chura, negó haber recibido alguna solicitud de intervención del JAE, y que hace una semana el director Tapia Salas le comunicó verbalmente algo, pero que no regresó.

La Joya
El Abasto

Edición digita

La Joya alteral