El cadáver de una mujer aún sin reconocer fue hallado en el riachuelo Aracmayo, ubicado a unos 15 kilómetros al oeste de esta ciudad, en Puno. Recién pasadas la medianoche de este domingo, las autoridades pudieron levantar los restos debido a la lejana ubicación del lugar.

Otra mujer que pastaba sus ovejas y ganado fue quien dio alerta a la Policía. Hasta la zona se dirigieron los peritos del Departamento de Investigación Criminal, los especialistas de la Oficina de Criminalística, el médico legista y la fiscal, Lizet Coila Calsín. El cuerpo fue internado en la morgue del hospital regional Manuel Núñez Butrón de Puno.

Los policías que investigan el hecho creen que la chica fue violada, torturada, estrangulada y finalmente quemada para evitar denuncia o borrar evidencias. “Es imposible que uno sólo haya hecho este delito, los criminales deben ser más de dos personas”, precisaron fuentes policiales.

 

Foto: Samuel Vilca

fleming

Edición digita

Publicidad