¿Qué ocurre en Yunguyo? Hace algunos meses tres menores de edad violaron a seis niños, hecho que consternó a la población aymara. Ahora asistimos a un acto igual de reprochable. Un niño de apenas seis añitos fue ultrajado sexualmente por otro de doce años, en presencia de un tercero.

La insultante crónica se develó el último 2 de agosto en el barrio Santa Rosa, en plena ciudad de Yunguyo. Aquella noche, la víctima, cuya identidad mantendremos en reserva, será llamado “Angelito”, se quejó a su madre dando inocentes detalles del ultraje. Contó que el miércoles 27 de julio, su vecino de iniciales J. Z. Ch. (12) con quien solía jugar lo hizo subir a su cuarto, donde sin más le hizo tocamientos y luego abusó de él. El vejamen se habría perpetrado en presencia de otro menor, a quien Angelito no pudo identificar.

El menor se negó a contar más pues consideró que eran “malcriadeces”.

Los jóvenes padres no podían creer la narración, pero al notar ciertos cambios en su conducta, volvieron a interrogarlo y escucharon a exactitud aquella experiencia.

La denuncia por infracción a la ley penal por delito de violación sexual de menor de edad en contra del adolescente J. Z. Ch.  (12) fue sentada el 9 de agosto ante la Fiscalía Provincial, Civil, Familia y Prevención del Delito de Yunguyo, que despacha Diógenes Choquehuanca Apaza. El mismo día, Angelito fue sometido a examen médico legal, confirmándose la violación contra natura.

Ese mismo día, el fiscal programó para dos días  después (el 11 de agosto a las 10:00 h) el interrogatorio en la cámara Gessel; este no se llevó a cabo porque el defensor público Carlos Enríquez Quispe (patrocinador del supuesto violador), pidió se reprograme.

Dicha diligencia debió realizarse ayer a las 14:30 horas, pero esta se frustró porque el mencionado defensor no llegó a la hora. Lo hizo casi una hora después.

Los familiares del menor denunciaron que este letrado, que es pagado por el Estado, intentaría sabotear las investigaciones, dado que la entrevista ya se pospuso hace cinco días.

El abogado de la parte afectada, Rolando Rivera Zevallos, obligó a que se levante un acta, pues llegada la hora llamaron al celular del defensor de oficio y no quiso contestar, lo cual fue considerado como irresponsable. “Estamos pidiendo que el director de la Defensoría Pública tome acciones y lo sancione. Este caso es delicado, se trata de una violación a un niño, la cámara Gessel que es vital no se toma desde hace una semana, el fiscal debe adoptar medidas inmediatas. Los familiares van a salir en la prensa para denunciarlo”, expresó mortificado.

Este caso ha conmocionado a la comunidad de Yunguyo, por cuanto estas violaciones a menores se hacen recurrentes

inmobiliaria
fleming

Edición digita

Publicidad