El policía en retiro y guardián del Monasterio de Santa Catalina, Eloy Vera, le ha declarado la guerra al juego Pokémon Go al retirar a  los jóvenes que se acercan al monasterio, lugar que se ha convertido en una pokeparada y un gimnasio de lucha de pokemones.

Según Vera, los jugadores de Pokemón Go se paran en el lugar e interrumpen a los turistas. “Los pakimones, como digo yo, los jóvenes están con sus aparatitos ahí malográndose la mente”, expresó indignado.

El Abasto
La Joya

Edición digita

La Joya alteral