Puno. Un grupo de autoridades y comuneros llegaron hasta la ciudad de Puno para protestar, porque consideraron a las resoluciones como contradictorias e injustas que emitiría la Autoridad Nacional del Agua (ANA) mediante la jefatura en Puno de la Autoridad Administrativa del Agua XIV Titicaca (AAA). Diversos alcaldes, comités de gestión y hasta el Proyecto Especial Lago Titicaca (PELT) han solicitado autorizaciones de uso del recurso hídrico para obras de agua potable y proyectos de riego, pero esta entidad las ha denegado. Sin embargo, cuando ciertas empresas de la pequeña y mediana minería lo requirieron si les dio luz verde.
Sin Fronteras tuvo acceso a sendas resoluciones que en efecto, corroboran en parte las quejas, pues las dirigidas a las empresas extractivas obtuvieron la “autorización de uso de agua superficial”, mientras que la solicitud de los proyectos de desarrollo local o proyectos agrícolas, es declarado improcedente por el director de la AAA XIV Titicaca, Miguel Enrique Fernández Mares.
Según Resolución Directoral 121-2015-ANA-AAA.TIT, otorgó y autorizó el uso de agua superficial con fines mineros a favor de la empresa minera MINSUR S.A. para la explotación del proyecto “Santo Domingo”, ubicado en el distrito de Nuñoa, provincia de Melgar- Puno, ubicada hidrográficamente en la cuenca Ramis.
Asimismo, con Resolución Directoral 289-2015-ANA-AAA.TIT, hizo lo mismo con el “Proyecto de Exploración Minera Berenguela”, a favor de la Sociedad Minera Berenguela S.A. Como estas, media docena dan visto bueno para el uso de recurso hídrico.
No obstante, Fernández Mares ha rechazado contundentemente las autorizaciones de uso de agua con fines agrarios, aunque en sus resoluciones precisan la “improcedencia a las solicitudes de acreditación del recurso hídrico”.
Para el titular de la AAA XIV Ticacaca, una cosa es la autorización de uso de agua superficial y otra muy distinta es la acreditación del recurso hídrico superficial.
Además sostiene que los proyectos de agua potable o los sistemas de riego que se pretenden ejecutar en determinadas localidades, requieren abundante agua, no como los proyectos de exploración minera que usarían pequeños volúmenes de agua. “La autorización se le da a usted, en el caso, para hacer estudios o exploraciones, o para hacer obra; no se le da licencia…”, aseveró Fernández Mares.
excusa binacional
Luego nos expone que las aguas de Puno deberían ser autorizadas por las cancillerías de Perú y Bolivia. “En primer lugar nosotros (la región Puno) estamos en una zona binacional, no son aguas que solamente las maneja el Perú, eso se trabaja con el hermano país de Bolivia. Allá en el año 1996-1997 se ha suscrito un plan director binacional, donde dice que el Perú tiene 10 metros cúbicos (por segundo) y Bolivia otros 10 metros cúbicos para repartir el agua… solamente con (la irrigación Lagunillas) hemos superado, porque tiene 17 metros cúbicos. Con eso nomas nosotros no tendríamos agua acá”.
Del mismo modo, sostuvo que el PELT está impulsando la construcción de proyectos nuevos. “Las acreditaciones son para proyectos u obras nuevas, osea que no exista nada… no se les puede acreditar”, acotó.
Según Resolución Directoral 538-2016-ANA-AAA.TIT, el funcionario también declaró improcedente la acreditación de disponibilidad hídrica superficial del “Mejoramiento y Ampliación del Sub Sistema de Riego Santa Rosa, Distrito Santa Rosa, Prov. Melgar – Puno”, por no acreditar la disponibilidad hídrica.
Se entiende que rechazó la construcción de una presa para ampliar áreas de riego y negó el mejoramiento del sistema de riego existente en la Cuenca de Santa Rosa de Melgar de la cuenca Ramis.
Al respecto, el reglamento de la Ley de Recursos Hídricos (Ley N° 29338), en su Artículo 62°. Orden de preferencia para el otorgamiento de uso productivo del agua, indica que es primera prioridad el uso Agrario, acuícola y pes. No lo toma en cuenta.
Además sostiene que algunas acreditaciones denegadas no cuentan con licencia social, es decir que las comunidades que usan esas aguas se oponen a entregarlas a otros proyectos, ya sean irrigaciones o obras de agua potable.

fleming

Edición digita

Publicidad