CERCADO. Un fallo judicial emitido sobre la prohibición de la fecundación in vitro (FIV) en Costa Rica generó un intenso debate respecto al carácter abortivo de la denominada “pildora del día siguiente”.
Es que la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) dictó sentencia sobre el controvertido caso “Artavia y Murillo”. Sus magistrados determinaron que la vida humana inicia en el momento de la anidación o implantación del óvulo fecundado en el útero.
Tal posición de derecho internacional colisiona con el ordenamiento jurídico peruano, que determina que la vida humana empieza con el “concebido”, desde el momento que el óvulo es fecundado por el espermatozoide.
No obstante, la conclusión de la CIDH fue adoptada como propia por el 1er Juzgado Constitucional de Lima. Si la polémica píldora, según la CIDH, actúa antes que se produzca la anidación, el citado juzgado concluyó que no es abortiva.
Por ello, ordenó que el Ministerio de Salud distribuya estos medicamentos, de manera gratuita, en todos los centros de salud y en un plazo de 30 días.
Y mientras sociedad civil, políticos y juristas emiten comentarios sobre la mejor interpretación de la norma y el fallo de la CIDH, en las farmacias de todo el país, esta píldora, con una alta dosis de hormonas, se vende sin receta ni control alguno, tanto a mujeres adultas como a adolescentes.

¿ES ABORTIVA?

El debate sobre si la píldora es abortiva, concitó la atención de todos, ateos y católicos, liberales y conservadores. ¿Es justo que solo quienes tienen dinero puedan comprarla libremente en farmacias?.
Para el gerente regional de Salud, Edwin Bengoa Feria, la píldora no es abortiva. “Desde el punto de vista científico, no tiene consecuencias abortivas y debe ser calificada como un método anticonceptivo”, dijo.
No obstante, rechazó que el Gobierno Regional de Arequipa pueda hacer compras directas para la distribución del medicamento, en atención a la orden expresa del jurado.
“Eso tendrá que verlo el Ministerio de Salud, nosotros no tenemos presupuesto”, afirmó.
Bengoa indicó que el sector Salud cuenta con fondos de contingencia para estas adquisiciones. “Debe desarrollarse todo el procedimiento para la compra nacional, y luego la distribución a todas las regiones”.
Además, para Bengoa no hay dudas respecto a la decisión judicial. “Si eso dice la sentencia, hay que cumplirla”, aseveró.
no hay estudios
Por su parte, el decano del Colegio de Obstetras, Marcos Herrera, sostuvo que no hay estudios que determinen si es abortiva o no.
“Es un tema controversial, pero no hay estudios finales”, indicó el especialista.
Sin embargo, puntualizó que esta decisión judicial permita a personas de escasos recursos tener otra opción al momento de elegir qué método pueden utilizar, tras resaltar que solo puede ingerirse en caso de emergencia.
“No puede utilizarse de manera mensual, los efectos son unos sangrados a los 15 días, y puede usarse solo cuando se produjeron violaciones o hubieron relaciones sexuales sin protección”, señaló Herrera.
Además, resaltó que, hasta el momento, tampoco está demostrado científicamente que su consumo genere daños o cause esterilidad. “Pero debe tenerse en cuenta que es un medicamento muy fuerte, con una gran cantidad de hormonas, es como que se consuma un blister de 8 pastillas anticonceptivas”, remarcó.
Distinto opina la representante de la Fundación Vida y Familia Neldy Mendoza. “Esta píldora es un químico y está probado que genera esterilidad, atrofias y hemorragias”, señaló. Mendoza calificó el fallo del juez limeño como negligente y que atenta contra la salud pública, y que causará serios problemas en las mujeres que la consuman. “Hay otras necesidades de medicamentos entre la población”, enfatizó.

EDUCACIÓN SEXUAL

En tanto, la past decana del Colegio Químico Farmacéutico, María Elena Guillén, consideró que más allá de debatir si la píldora es abortiva o no, el Gobierno debería preocuparse en elevar los niveles de educación sexual y sanitaria entre la población.
“Y en el Perú no existe educación en ese sentido, las mujeres, las adolescentes, deben ser educadas para llevar una vida sexual responsable”, afirmó.
No obstante, reconoció que este medicamento, aun con la orden judicial, se vende sin controles ni recetas.

 

Texto: Christian D. García Puma
cgarcia@editoramultimedios.pe

Yura

Edición digita