Juliaca. ¡Inaudito! Nuevamente una mujer fue víctima de intento de feminicidio luego de que su esposo la masacrara y le dejara el rostro desfigurado tras concurrir a un techamiento. El violento hecho se registró el último jueves en la madrugada en la ciudad de Juli.
Según la víctima, Maruja Calizaya Ccama (40), quien tiene dos hijos con el agresor, contó que desde hace 18 años Alcides Quispe Ticona (38), la agredió en varias ocasiones hasta que decidió separarse en el 2012. “Mis padrinos insistieron que regrese con él debido a mis hijos. En tanto él me decía que cambiaría y que está arrepentido. Yo acepté y a las pocas semanas todo volvió a empezar.
El miércoles casi a la medianoche, prácticamente a la fuerza me llevó al techamiento de un vecino. Las horas pasaron y él ya en estado de ebriedad me dijo que por qué no tomaba con él. Entonces empezó a lastimarme, a golpearme. Me golpeó desde las 03:00 horas hasta casi las 05:00 horas. Los vecinos que intentaban ayudarme eran amedrentados por Alcides quien cogió una botella de cerveza y les decía que quien quería morir”, contó entre sollozos la humilde madre de familia.
La víctima relató que Alcides, quien venía trabajando en una inmensa obra en la parte alta del barrio Laykakota en Puno, la llevó con engaños hasta su casa ubicada en la urbanización Moisés Sardón donde una vez instalados el obrero nuevamente y sin piedad alguna, la agredió.
“Me dio puñetes y patas, incluso en mis partes íntimas. De pronto sacó un cuchillo, uno que acostumbra guardar en su mochila y con ese objeto parece que me hizo dos cortes a la altura del ojo. No recuerdo más, quedé inconsciente. Solo sé que reaccioné sobre una cama y que ya había un policía que mi hijo habría llamado. Me dicen que Alcides fue llevado a la comisaría pero que el fiscal le habría dado libertad. No sabemos dónde está. Yo pido justicia, hago un llamado a las autoridades. No quiero quede impune”, finalizó la mujer entre lágrimas. y

fleming

Edición digita

Publicidad