El expresidente Alan García Pérez afirmó que en 2012 renunció a los privilegios asignados por el Congreso de la República a los exmandatarios. “Nunca los tuve” y “nadie los destacó” dijo a través de sus cuentas en Facebook y Twitter.

“El 2012 renuncié a tener oficina, asesores, gaso/auto por ser privilegios indebidos. Nunca los tuve. Nadie lo destacó”, escribió.

El político adjuntó una carta enviada a la oficialía mayor del Congreso firmada el 25 de enero de 2012, meses después de dejar el gobierno. “…el suscrito no hará uso ni de las plazas administrativas ni del monto asignado por concepto de gasolina, que el Congreso de la República, según acuerdo N° 148-2009-2010/MESA-CR, me asigna en mi condición de ex presidente Constitucional de la República”, se lee en el texto.

Yura

Edición digita