El oso panda, uno de los sí­mbolos de China, ha salido de la lista de especies en peligro gracias a agresivos esfuerzos de conservación.

“Animal vulnerable”. Esa es la nueva catalogación que ha adquirido en el Libro Rojo de Especies Amenazadas el panda gigante, según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN por sus siglas en inglés).

Esto se ha conseguido gracias al aumento en un 17% de la especie en la década anterior a 2014, contabilizándose 1.864 pandas viviendo en estado salvaje. Dos tercios de estos viven en las 67 reservas naturales creadas para su vigilancia.

“La recuperación del panda muestra que cuando la ciencia, la voluntad política y el compromiso de las comunidades locales van de la mano, podemos salvar la vida silvestre y también mejorar la biodiversidad,” añadió Lambertini.

Edición digita

Canal Universal