Por motivos que aún se desconoce, Mireya Gutiérrez Pocco (18) tomó la fatal decisión de quitarse la vida, ingiriendo veneno para roedores que mezcló con agua mineral.
Ocurrió cerca a las 13:30 horas de ayer, dentro de un bar clandestino que funciona como prostíbulo en la Asociación Las Gardenias, Mz. N, Lt. 5, en el distrito de Cerro Colorado. Según los vecinos, esta vivienda funciona como un bar donde se ejercería la prostitución clandestina.
Policías de la Sub Unidad de Acciones Tácticas (Suat), tras una llamada, llegaron al lugar, encontrando a cuatro mujeres en el local ingiriendo cervezas con parroquianos. El caso se derivó a la policía de Zamácola para las investigaciones.

El Abasto

Edición digita

Yoga
Anuncia aqui
Via Whatsaap