Cayma. El suboficial en situación de retiro Milton Oswaldo Menéndez Narváez (44) murió de una insuficiencia respiratoria aguda luego que los médicos del Hospital de la Policía le inyectó un medicamento equivocado de forma intravenosa. Así lo aseguraron ayer sus familiares, quienes denunciaron al nosocomio en la comisaría de Cayma por negligencia médica, a las cuatro de la tarde. El oficial, quien trabajó en la Policía hasta el 2006, en Juliaca, había ingresado al centro de salud a las 7:45 de la noche del domingo y falleció a las 10:20 de la noche del lunes. La madre del difunto, Juana Narváez (65), dijo que su hijo llegó al hospital conduciendo su vehículo porque se encontraba agitado y le faltaba la respiración, al parecer por un problema cardiaco. Fue ingresado la sala de Traumashock del nosocomio y el médico de turno que lo atendió ordenó que se le administren diferentes medicamentos. “Cuando la enfermera le colocó un inyectable intravenoso en la vía del suero, mi hijo se sintió mal y empezó a gritar que se sentía raro y que no podía respirar”, contó. Dijo también que el suboficial gritó que le estaba chocando la medicina que le aplicaron y se quitó la aguja por donde le inyectaban los fármacos. “Luego ingresaron más médicos y enfermeras. Luego de un rato me comunicaron que mi hijo había muerto”.
La única hija del policía, Alisson Menéndez Arayco (21), dijo que el doctor que atendió a su padre le inyecto “un medicamento en una botellita blanca”. La necropsia que le hicieron al agente arrojó “edema pulmonar agudo, insuficiencia respiratoria aguda e hipoxia severa”. El incidente se comunicó a la Fiscalía y a la policía de Homicidios del Depincri. Un trabajador del Hospital de la Policía indicó que el paciente se hizo atender en tres oportunidades por accidentes en su vértebra.
Efectivamente, el año 2006 lo atropellaron en Lima, quedando mal de la columna. Por eso se retiró de la Policía. Desde entonces recibía terapia de rehabilitación hasta el año 2010. Hace tres semanas volvió al hospital policial por los dolores de pecho que sufría y los médicos le dijeron que tenía un mal pulmonar.
“Vamos a demandar al doctor que atendió a mi padre”, dijo Alisson. La familia reveló que cremarán los restos del policía en Hunter, a las 8 de la mañana.

El Abasto

Edición digita

Yoga
Anuncia aqui
Via Whatsaap