Una madre superiora de un convento de la congregación de la Carmelitas Descalzas en Argentina fue imputada por tortura. Las autoridades han confirmado el hallazgo de cilicios y fustas en el convento, tras un registro policial.

La madre María Isabel, encargada del Monasterio de la Preciosísima Sangre y Nuestra Señora del Carmelo, en la ciudad de Nogoyá es acusada por monjas de su convento de someterlas a maltratos físicos y psicológicos.

La madre María Isabel, cuyo nombre real es Luisa Toledo, podría ser condenada por ‘reducción a la servidumbre’, un delito para el que se prevén penas de 4 a 15 años de cárcel.

 

El Abasto

Edición digita

El abasto2