Ilave. “Es un daño irreparable, solo quería corregir a mi hijo, pido perdón a mi familia, al pueblo de Ilave y todo el Perú”, dijo al momento de escuchar su sentencia Hidalgo Encinas Quispe, acusado de golpear salvajemente a su hijo de iniciales P.E.Q. de 8 años.

La audiencia pública duró cerca de cuatro horas y estuvo a cargo del Juzgado de Investigación Preparatoria de El Collao, Juan Carlos Castro Rojas, quien dictó el mandato de prisión preventiva por 9 meses contra Marco Hidalgo Encinas Quispe(32).

El degenerando padre de familia que será recordado por muchos, fue internado en el establecimiento penitenciario de Puno (ex Yanamayo) mientras afronta los cargos imputados por el Ministerio Público.

Además, se le prohibió acercarse o comunicarse por cualquier medio con el niño y se ordenó suspenderle la patria potestad y tenencia que tenía sobre la víctima.

Como se recuerda, los hechos se suscitaron el domingo 4 de septiembre en la localidad de Ilave, donde el menor fue agredido física y psicológicamente por el mal padre, quien lo amarró de manos y pies, lo amordazó para que no gritara y echándole agua helada sobre su cuerpo desnudo hasta intentar ahorcarlo.

La brutal golpiza de la que fue objeto el menor fue grabada por un vecino.

Yura

Edición digita