Puno. Una accidentada y tensa reunión de casi 6 horas sobre el proyecto mal llamado Paltiture, tuvo que ser suspendida ante la negativa puneña de ceder y levantar la medida cautelar proveniente de arequipeños, moqueguanos y, lo peor, de los representantes del Ejecutivo.
Esto se desprende de las impresiones de varios asistentes, entre ellos el alcalde de Puno, Iván Flores, para quien los representantes de Arequipa y Moquegua mostraron a cada momento su absoluto desprecio por la posición puneña.
La frase que resumió la visión arequipeña sobre el asunto fue lanzada por su gobernadora, Yamila Osorio, quien calificó a los puneños como “perros del hortelano”.
Aunque para el congresista Alberto Quintanilla esa frase no pasa de ser una anécdota, lo informado por Iván Flores le da otro sentido, pues explica que la reunión solo tenía el objetivo de presionar a los puneños para que renuncien a su medida cautelar que paraliza el cuestionado proyecto.
“LOBBY CHARACATO”
A parte de la presencia e influencia del expresidente regional moqueguano Martín Vizcarra, hubieron varios indicios de un “lobby” (grupo de presión para influir sobre las decisiones de un gobierno), pro moqueguano y arequipeño. A la vista de Flores, estos fueron: el retraso del informe técnico sobre Pasto Grande, la insistencia en sacar adelante a como dé lugar la presa Paltiture por parte del Ministerio de Agricultura y el direccionamiento del premier Zabala (tal como lo observa José Velásquez, vía facebook).
PAPELITO AGUANTA
Para contentar a puneños, incluyeron el nombre de Puno en el nombre del proyecto. Este y otros acuerdos figuraban en el acta que no fue firmada por los puneños.

El Abasto
La Joya

Edición digita

La Joya alteral