Este domingo se cumple el 15 aniversario de los ataques contra las Torres Gemelas de Nueva York, y el Pentágono en Washington, perpetrados por una banda de terroristas islamistas que mataron a casi tres mil personas y causaron heridas a otras tres mil.

El ataque dejó pérdidas multimillonarias y la tranquilidad arrebatada a todo el orbe fueron los efectos más palpables. Sin embargo, el trasfondo fue mayúsculo e impacta 15 años después.

Decenas de documentales, películas y novelas llenan los estantes y miles de artículos de prensa hacen referencia a ese día. Hay obras de teatro, series de televisión, poemas y libros sobre el 11S, hay canciones de rock, letras de rap y composiciones de música clásica que recuerdan aquella tragedia.

La comisión que investigó los atentados mostró en un informe de 585 páginas lo poco preparado, vulnerable e impotente que era Estados Unidos el 11 de septiembre de 2001. Ni el Gobierno ni el Ejército o las fuerzas de seguridad y de rescate tenían respuestas adecuadas a la magnitud de la catástrofe.

“No estábamos preparados”, dice David Fidler, experto en terrorismo, armas de destrucción masiva y ciberseguridad en el Council on Foreign Relations de Nueva York. Ni en esta ciudad ni en el Pentágono y en Shanksville, Pennsylvania, donde murieron otras 224 personas en total.

“La guerra se desató sobre nosotros de forma inesperada”.

fleming

Edición digita

Publicidad