Cercado. Con sentimientos encontrados se quedó el hincha rojinegro que llegó en buena cantidad al estadio de la Unsa la tarde de ayer. Melgar sacó un 2 a 1 ante Deportivo Municipal, que fue justo pero que también generó más angustia de la que necesitan en tienda arequipeña.
Primer tiempo
De arranque, el ‘Dominó’ salió a apabullar al rival. Tan solo a los 20 minutos de comenzado el partido, Melgar ya había generado tres ocasiones de gol. En la cancha, Municipal se veía constantemente acorralado por la iniciativa rojinegra, lo cual presagiaba una posible goleada en el recinto agustino. Pero, “goles que no haces, goles que te hacen”, dicen. Y la regla se cumplió a cabalidad en esta primera mitad. A los 42’, Pablo Lavandeira abriría la cuenta para la visita luego de una buena acción, y con un silencio de muerte en las tribunas se irían al descanso.
Segundo tiempo
Un cambio de actitud importante fue con lo que salió Melgar en el complemento. En un lapso de 6 minutos, el ‘Dominó’ le devolvió la tranquilidad al hincha arequipeño. Primero, un penal de Cuesta a los 55’ (tras gran jugada de Omar Fernández) puso el empate, mientras que Nilson Loyola marcaría el segundo, a los 61’, luego de una buena combinación con Alexander Sánchez. Desde ese momento, el partido entraría en un letargo que tuvo a un Municipal con ganas pero sin fútbol y a un Melgar que nunca pudo encontrar el tercero de la tranquilidad. Y así terminó el encuentro, con el ‘Dominó’ pidiendo la hora.
Para la estadística fueron tres puntos importantísimos los que ha logrado Melgar. Sin embargo, el factor juego todavía está en deuda. Los rojinegros tienen momentos de buen fútbol pero el problema está en no poder cerrar los partidos como se debe. Por ahora, alcanzó contra un ‘Muni’ que, con poco, se las arregló para causar más de un susto en la Unsa.

La Joya
El Abasto

Edición digita

La Joya alteral